Uso y abuso del juego

El juego en sí mismo es algo natural y positivo, que permite el desarrollo físico, psicológico y social de las personas y les facilita, desde la infancia, el descubrimiento y el aprendizaje de las normas sociales, de convivencia, así como las propias aptitudes. Sin embargo, cuando este juego se convierte en competitivo y su único objetivo es la consecución de algo valorado (generalmente material), el entretenimiento puede convertirse en una obsesión.

En este sentido, y a cambio de una satisfacción meramente temporal, el juego puede desencadenar situaciones de aislamiento, que generan problemas sociales, familiares y económicos.

Problema y/o patología

Los juegos de azar pueden derivar en un juego problemático y/o patológico:

  • Quienes juegan de una manera problemática, no disfrutan con el juego, independientemente de si ganan o pierden. Da igual el resultado: siempre experimentan ansiedad y estrés. En este caso, estas personas ignoran otros compromisos o eventos para continuar jugando y a veces hasta gastan dinero que en un principio iba destinado a algo que necesitaban.
  • La persona que juega de forma patológica, sin embargo, tiene una dependencia absoluta del juego y deja toda su vida de lado para jugar. Estas personas llegan a dejar de sentir empatía por el resto de su entorno y se aíslan completamente.

Según las estadísticas cada vez son más los jóvenes que tienen problemas con el juego en Euskadi y desde edades más tempranas. Dado que ya se ha convertido en un problema de Salud Pública, el Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz lleva a cabo varias acciones de sensibilización contra la adicción al juego y pone a disposición de la ciudadanía diferentes recursos de ayuda.

Campañas municipales

Recursos
Documentos relacionados

Si la información de la página no responde a sus necesidades informativas, solicítela a través del Buzón ciudadano.