Vitoria-Gasteiz avanza en su proyecto para crear una Zona de Bajas Emisiones

Noticia publicada el 12 de abril de 2022

El proyecto incluye intervenciones de espacio público, la ampliación de la OTA y establecer un área de prioridad residencial en la supermanzana central.

Personas en la Virgen Blanca

Vitoria-Gasteiz avanza en su proyecto para crear una Zona de Bajas Emisiones(Se abre en una ventana nueva) y convertirse en una ciudad neutra en carbono, en la línea de la Agenda 2030. El concejal de Movilidad y Espacio Público, Raimundo Ruiz de Escudero, ha trasladado a los Grupos Políticos del Ayuntamiento las principales reflexiones y líneas de actuación que plantea el estudio contratado para definir este área con la que se pretende mejorar la calidad del espacio público y del aire de la capital alavesa reduciendo el tránsito de vehículos por el centro. Uno de los principales objetivos en la primera fase de este proceso, además de obtener estos beneficios en el espacio público y la calidad ambiental, será el de proteger al Casco Medieval del tráfico a motor. De hecho, en los últimos años ya se han venido tomando medidas en esta línea.

El documento cuyo avance se ha presentado hoy, en cualquier caso, realiza un planteamiento integral que incluye intervenciones en espacio público (como la reforma de la plaza de la Memoria y su entorno, enmarcada en el desarrollo de la ‘supermanzana centro’ y la renovación del eje de la calle Aldabe), la ampliación de la red ciclista, la extensión de la OTA a Judimendi y la zona Sur, la creación de nuevos aparcamientos (Iturritxu), la puesta en marcha de un hub micrologístico de última milla en Los Herrán y establecer un área de prioridad residencial en la supermanzana central en una primera fase, que se desarrollaría para 2023. El control de acceso a esta zona, que tiene una superficie de 82 hectáreas, se realizaría mediante cámaras y lecturas de matrículas. En este entorno viven 19.438 personas, de las cuales el 16% tienen menos de 19 años y el 22% más de 65.

El Departamento de Movilidad y Espacio Público ya trabaja con vecinos y vecinas, el comercio y la hostelería y los agentes económicos del entorno con el objetivo de consensuar las medidas que se pondrán en marcha en los próximos años. Este proceso de participación se canalizará a través de la Mesa para la Regeneración del Casco Medieval, el Elkargune de Movilidad, los Auzogunes y la apertura de una oficina dedicada exclusivamente a este proyecto. La intención municipal es que se establezcan excepciones para que quien necesite entrar al Casco Medieval pueda hacerlo. “No se tomará ninguna decisión no consensuada”, ha afirmado el concejal de Movilidad y Espacio Público.

En un escenario futuro, una vez que se monitoree y analice la implantación de la primera fase, el documento dibuja ampliar el área de prioridad residencial a un entorno más amplio. Y, de cara a un horizonte temporal de 2030, seguir con ampliaciones de OTA dentro de los barrios incluidos en la Zona de Bajas Emisiones o poner en marcha medidas como una posible OTA ambiental.

La Ley de Cambio Climático obliga a todas las ciudades del Estado de más de 50.000 habitantes a establecer Zonas de Bajas Emisiones. Además, implementar este tipo de medida era indispensable para acceder a los fondos Next Generation EU con los que la ciudad obtendrá más de 11 millones para proyectos de movilidad. Concretamente, Europa ha concedido 803.700 euros para la ‘creación de una zona de bajas emisiones’, 909.000 euros para la ampliación y mejora de la OTA, 1,8 millones para la peatonalización y mejora de la accesibilidad en el ámbito sur de la supermanzana central, 1,8 millones para la extensión de la red ciclable o 376.000 euros para nuevos aparcabicis seguros. Todos estos proyectos forman parte de la estrategia de la ZBE.

Información relacionada

Tu opinión nos importa

Ayúdanos a mejorar. ¿Te ha resultado útil esta información?

Si quieres también puedes hacernos llegar tus comentarios.
Es necesario que te identifiques.

Los campos marcados con asterisco son obligatorios.