Anillo Verde de Vitoria-Gasteiz - Jardín Botánico de Olarizu

Anillo Verde de Vitoria-Gasteiz

Jardín de Plantas Útiles

Inicio | Información práctica | Historia | Espacios y colecciones | Arboreto | Jardín de Plantas Útiles | Dehesa y Cerro | Banco de Germoplasma | Itinerarios | Educación | Investigación | Galería

Alberga colecciones de plantas útiles que reflejan la relación entre la humanidad y las plantas a lo largo de la historia. Consta de un espacio dedicado a los bosques autóctonos alaveses, otro destinado a huertas, un huerto frutal, varias parcelas con cultivos agrícolas extensivos, y otros espacios singulares, como un Hortus conclusus(Se abre en una ventana nueva), un jardín ornamental, una orangerie(Se abre en una ventana nueva) y varias parcelas donde se cultivan especies amenazadas.

Es un espacio para poner en valor y recuperar especies y variedades antiguas y locales del País Vasco, junto con sus técnicas ancestrales de cultivo, así como para ensayar el cultivo de nuevas especies poco frecuentes en nuestras latitudes, y de algunas especies amenazadas del País Vasco.

Ocupa el lugar de las Huertas de Olarizu, que se acondicionaron en 1998 para la práctica de la horticultura ecológica por parte de la ciudadanía y de colectivos sociales, del que ha heredado su vocación como lugar de encuentro y participación social.

También acoge otras instalaciones del Jardín Botánico, asociadas a su mantenimiento y al desarrollo de actividades de educación ambiental, como el vivero, los invernaderos, el edificio bioclimático, con oficinas de información, almacén, vestuarios, etc.

Bosques alaveses

En este espacio se representan los distintos bosques autóctonos del municipio de Vitoria-Gasteiz y de la provincia de Álava: el robledal navarro-alavés, el quejigar y el melojar-abedular navarro-alaveses, el encinar castellano-cantábrico y el carrascal riojano, el hayedo cantábrico, el bosque mixto de roquedo y pie de cantil y la aliseda-fresneda navarro-alavesa de los bosques de ribera.

El Jardín también alberga un pequeño humedal donde crece un espadañal, el tipo de vegetación navarro-alavesa más común en lagunas, pequeños humedales, estanques y balsas. Junto a la espadaña (Typha latifolia) y a la platanaria (Sparganium erectum), especies dominantes, conviven otras plantas como juncos, falsos juncos, verónicas acuáticas, berros, grandes cárices como Carex pendula y Carex riparia, destacando la presencia de ranúnculos acuáticos sobre la lámina de agua.

La Huerta

Ofrece distintas muestras de cultivos hortícolas típicos, cultivados siguiendo las técnicas tracionales adaptadas a las prácticas de la agricultura ecológica actual. Encontramos Liliáceas como la cebolla, el puerro, el ajo y el cebollino combinadas con Umbelíferas como el apio, el perejil, la zanahoria y el hinojo; Cucurbitáceas como pepinos, calabacines, calabazas, melones y sandías, combinadas con Quenopodiáceas como espinacas, acelgas, remolachas y algunas Compuestas como lechugas, escarolas y endivias; Leguminosas como judías, alubias, guisantes, garbanzos, lentejas y habas combinadas con otras Compuestas como el cardo, la alcachofa y la achicoria; Solanáceas como el tomate, la patata, el pimiento, la guindilla y la berenjena, además de Crucíferas como berzas, coles, lombardas, coliflores, brócolis, romanescus, nabos, rábanos y rúcula.

El cultivo de hortalizas se combina con el cultivo de plantas auxiliares y aromáticas, como la consuelda, la capuchina, la borraja, la menta, la hierbabuena, la salvia o la lavanda, entre otras, que favorecen la presencia de polinizadores y ayudan a controlar las posibles plagas.

La huerta ofrece también una buena muestra de variedades antiguas y locales del País Vasco, de la mano de la Red de Semillas de Euskadi(Se abre en una ventana nueva). Además, se ensaya el cultivo de hortalizas, rescatadas del olvido, y otras que han llegado recientemente procedentes de África, Sudamética o Asia.

Cultivos extensivos

El Jardín contiene una serie de parcelas dedicadas a mostrar el mosaico de cultivos agrícolas extensivos que caracterizan el paisaje rural alavés: cereales como el trigo, la cebada, la avena y el centeno; otros cultivos alimentarios como la patata; cultivos oleicos o energéticos como el girasol y la colza; forrajeros como las habas, los habines, la alfalfa, otras leguminosas y gramíneas forrajeras; cultivos industriales como la remolacha azucarera, etc.

También se muestran cultivos menos comunes en nuestras latitudes, como la espelta, la escanda o el ajenuz, el mijo, la quinoa, la estevia o la soja, y se recuperan antiguos cultivos forrajeros que han sido desplazados por la homogenización del campo, como almortas o titos, muelas, la alholva o fenogreco, altramuces, yeros, arvejas y vezas, entre las más conocidas.

Estos cultivos anuales extensivos se alternan en las mismas parcelas con siembras de abonos verdes que mejoran y enriquecen sus suelos. Así, se ofrece una muestra de los abonos verdes tradicionales como la alfalfa, la esparceta, la combinación veza-centeno, otros novedosos como la facelia (Phacelia tanacetifolia) o rescatados del pasado como el trigo sarraceno.

Hortus Conclusus

Este espacio representa un jardín medieval ligado a los claustros de monasterios y conventos medievales, un espacio interior y cerrado, de pequeñas dimensiones, donde los monjes cultivaban distintas plantas y árboles, principalmente, con fines alimentarios y medicinales.

El Hortus Conclusus es el espacio central del Jardín de Plantas Útiles. Un espacio cercado por setos de tejo que alberga una variada colección de plantas alimentarias, medicinales, aromáticas y condimentarias, salpicadas de algunos árboles y arbustos que producen sombra y frutos, aunando los distintos espacios y vocaciones de los jardines monásticos medievales: el hortus, el viridarium y el herbolarius o Jardín de Simples(Se abre en una ventana nueva).

Respetando los diseños y las plantas cultivadas en la época medieval, es un jardín de formas marcadamente geométricas y en referencia a los Jardines de Simples que dieron paso a los primeros jardines botánicos, las colecciones de plantas se han ordenado sistemáticamente, agrupadas por familias botánicas. La colección respeta e incluye todos los componentes del Hortus Conclusus, enriquecidos por la incorporación y el cultivo de otras especies que completan y aumentan el número de plantas, formas de crecimiento y propiedades.

Entre las plantas cultivadas cabe destacar las colecciones de tomillos, menta, salvias y otras Labiadas; antiguas leguminosas europeas, asiáticas y africanas como la almorta, el frijol y la zarandaja, que posteriormente fueron desplazadas por las sudamericanas; antiguas especies y condimentos como la pimienta negra, la mostaza blanca, el estragón, el comino, el perifollo, el hinojo o el anís; plantas medicinales como la verbena, la milenrrama, la caléndula, el cálamo, el malvavisco o la equinácea; y otras medicinales o tóxicas según la dosis y mágico-religiosas como la belladona, el acónito, el beleño, la dormidera, el ricino, el cáñamo, la cicuta o la mandrágora; todas ellas plantas de uso extendido desde la antigüedad en el Viejo Mundo.

Huerto frutal

En las parcelas de frutales se cultivan, siguiendo los métodos y tratamientos de la agricultura ecológica, una amplia variedad de especies: manzanos, perales, cerezos, melocotoneros, ciruelos, membrilleros, higueras, avellanos, nogales, viñas, frambuesos, groselleros... Se cultivan las variedades comerciales y autócotonas más usadas y conocidas, con especial atención a las variedades locales alavesas, proporcionadas por la Red de Semillas de Euskadi(Se abre en una ventana nueva).

Jardín ornamental

El Jardín de Plantas Útiles exhibe distintas colecciones de plantas clásicamente utilizadas con fines estéticos, como lirios, gladiolos, tulipanes, narcisos, rosales, etc.

Frente al estanque y al invernadero de cristal se ha creado una rocalla con una colección de plantas vivaces y perennes, que crecen horizontalmente cumpliendo una función tapizante. La mayoría tienen una floración vistosa o son plantas aromáticas que atraen a especies de insectos melíferas, muy beneficiosas para la polinización.

Orangerie

Es una colección de cítricos, frutales y plantas ornamentales. Durante el otoño e invierno se cultivan en el interior del invernadero de exhibición para protegerlas de las heladas. Durante las épocas libres de heladas se exhiben en el exterior, siguiendo la tradición de este tipo de colecciones y cultivos muy extendidos desde hace siglos en el resto de la Europa templada. Este espacio acoge un buen número de especies y variedades de naranjos, mandarinos, limas y limoneros, junto a granados, aloes y otras plantas de interés sensibles a las heladas.

Plantas amenazadas

Asociado al Banco de Germoplasma de Olarizu, se han acondicionado varias parcelas para cultivo experimental ex situ de especies de flora amenazada del País Vasco. En estas parcelas se ensaya el cultivo de estas especies para su posteror reintroducción en el medio natural. Su exhibición ofrece al visitante la posibilidad de conocerlas, aprender a identificarlas y poder disfrutar de estas plantas, cada vez menos comunes en el medio natural.

Información relacionada

Tu opinión nos importa

Ayúdanos a mejorar. ¿Te ha resultado útil esta información?            

Si quieres también puedes hacernos llegar tus comentarios.
Es necesario que te identifiques.

Es posible determinar que el asunto sea público. De este modo otros ciudadanos y ciudadanas podrán acceder a él y a las respuestas que se aporten desde el Ayuntamiento; igualmente otros ciudadanos y ciudadanas podrán añadir más comentarios si así lo desean. Si el asunto es calificado como privado, únicamente se podrá acceder a él y a las respuestas proporcionadas por el Ayuntamiento mediante un identificador único que se proporcionará al crear el asunto.

Estado de ánimo

Otro dato de contacto: