Anillo Verde de Vitoria-Gasteiz - Jardín Botánico de Olarizu

Anillo Verde de Vitoria-Gasteiz

Dehesa y Cerro

Inicio | Información práctica | Historia | Espacios y colecciones | Arboreto | Jardín de Plantas Útiles | Dehesa y Cerro | Banco de Germoplasma | Itinerarios | Educación | Investigación | Galería

La Dehesa y el Cerro de Olarizu constituyen el ámbito agro-forestal del Jardín Botánico. Albergan formaciones vegetales naturales y semi-naturales representativas de la flora silvestre propia de los distintos ambientes y paisajes de la Llanada alavesa.

La Dehesa, con suelos muy húmedos e incluso temporalmente encharcados, reúne las condiciones óptimas para el desarrollo de los bosques de roble pedunculado y sus comunidades de sustitución, como los trampales y prados juncales, que constituían los ricos y productivos pastos que se aprovechaban desde antiguo para el ganado

El cerro de Olarizu o Kutzemendi (709 m), por su parte, muestra una gran diversidad de flora y vegetación autóctona. En las zonas de lastonar, destacan la población de Narcissus asturiensis, una especie protegida a escala autonómica, estatal y europea, y gran diversidad de orquídeas. En otras zonas de ladera, el mosaico de pastos y matorral combina las almohadillas de otabera, enebros, espinos negros, espinos blancos, lantanas y otros arbustos que forman parte de la orla que rodean los bosquetes de quegijo y encina, que todavía se conservan.

Robledal

Ver en OpenStreetMap(Se abre en una ventana nueva)

Es el único vestigio de bosque autóctono de la antigua Dehesa de Olarizu y reúne algunos robles viejos de gran porte y belleza, en buen estado de conservación. El roble pedunculado (Quercus robur) es la especie dominante de los robledales que antiguamente poblaban los terrenos periódicamente encharcados de la Llanada Alavesa.

Al roble le acompañan una gran diversidad de árboles y arbustos, como fresnos, arces, olmos, zarzas, majuelos y endrinos, además de plantas trepadoras, como la hiedra, la clemátide y la nueza negra. El sotobosque está dominado por plantas herbáceas de gran talla, megaforbios, entre las que destacan la altarriena o reina de los prados y el acónito, además de lirios, prímulas, consueldas, etc.

Este tipo de robledal está considerado Hábitat de interés comunitario a nivel europeo y su gestión, dedicada desde hace años a su restauración y conservación, ha permitido su regeneración y mejora ecológica.

Robledal

Trampal

Ver en OpenStreetMap(Se abre en una ventana nueva)

Los trampales de la Dehesa de Olarizu fueron utilizados durante siglos como ricos pastos para alimentar al ganado y a otros animales de tracción utilizados en distintas labores de labranza.

Son herbazales que se desarrollan sobre suelos húmedos o encharcados permanente o temporalmente. Presentan una gran diversiad florística, con más de un centenar de plantas adaptadas a estas condiciones edáficas, como el cardo pirenaico, la retama de tintoreros y varias orquídeas, entre las que destacan Dactylorhiza elata, estrictamente ligada a este hábitat tan específicoTa y la Plathanthera chloranta, cuya presencia en la Dehesa de Olarizu fue citada hace más de un siglo en los primeros trabajos conocidos sobre botánica alavesa.

Por su escasez y originalidad, los trampales están considerados Hábitat de interés comunitario a nivel europeo.

Prado-juncal

Ver Prado Juncal I en OpenStreetMap(Se abre en una ventana nueva)

Ver Prado Juncal II en OpenStreetMap(Se abre en una ventana nueva)

Son herbazales que se desarrollan sobre suelos húmedos e inundados de forma recurrente y albergan una gran diversidad de especies. Junto a algunas gramíneas altas de crecimiento amacollado como Molinia caerulea y Deschampsia cespitosa, crecen distintas especies de juncos como el junco negro y el junco churrero, entre otros. Además les acompañan otras herbáceas de interés, destacando especialmente dos especies amenazadas y protegidas: Galium boreale y Senecio carpetanus, que se creían desaparecidas desde hace décadas en el municipio de Vitoria-Gasteiz y que fueron redescubiertas en Olarizu en los años 2011 y 2013, respectivamente.

Para favorecer la restauración de los prados juncales de Olarizu y la recuperación de las poblaciones de estas dos especies,se ha delimitado un perímetro de protección en el que se ha reducido el régimen de siegas, dando paso a una gestión ecológica, y creando las condiciones necesarias para mantener estas plantas en el mejor estado posible. Además, se han recogido semillas para su conservación en el Banco de Germoplasma y se han estudiado sus protocolos de germinación y cultivo para poder producir planta y reintroducirla donde ha desaparecido y reforzar las reducidas poblaciones conocidas.

Muy escasos en Vitoria-Gasteiz y gran parte del País Vasco, los prado-juncales están considerados Hábitat de interés comunitario a nivel europeo.

Vegetación de viejos muros de mampostería

Ver en OpenStreetMap(Se abre en una ventana nueva)

Los viejos muros de piedra, elementos de la arquitectura tradicional cada vez más escasos en nuestro municipio, constituyen un microhábitat muy especial en el que se desarrolla una gran diversidad de plantas. Reúnen una interesante comunidad de plantas presidida por varios helechos rupícolas, entre los que destacan la doradilla, el culantrillo menor, el culantrillo negro y el blanco, acompañados de otras especies como la hierba verrugera o el ombligo de venus.

Setos naturales

Ver en OpenStreetMap(Se abre en una ventana nueva)

Los setos son retazos del bosque original, que quedan en los márgenes de las zonas de cultivo o pastos, a modo de límite parcelario y cierre natural.

Los setos de Olarizu están formados por espinares-zarzales, donde predominan arbustos como endrinos, majuelos o espinos, zarzas, cornejos, acompañados por arbolillos como saúcos y salgueros en los lugares más húmedos. Muchas veces también conservan algunos árboles, plantas herbáceas y trepadoras propias del robledal y de su orla forestal como robles, fresnos, arces que crecen de forma dispersa

Antaño, tanto en los setos como en la Dehesa, eran muy comunes los olmos (Ulmus minor), que desaparecieron atacados por la grafiosis(Se abre en una ventana nueva), aunque todavía se conservan los pocos ejemplares que persistieron.

Pinar

Ver en OpenStreetMap(Se abre en una ventana nueva)

En Olarizu se conserva un pinar mixto de pino albar (Pinus sylvestris) y pino laricio (Pinus nigra) plantado en la década de los años 20 del pasado siglo XX por escolares vitorianos durante la celebración del Día del Árbol. En la actualidad estos ejemplares presentan un elevado porte, un buen estado fitosanitario y confieren diversidad paisajística al lugar.

Pinar

Información relacionada

Tu opinión nos importa

Ayúdanos a mejorar. ¿Te ha resultado útil esta información?            

Si quieres también puedes hacernos llegar tus comentarios.
Es necesario que te identifiques.

Es posible determinar que el asunto sea público. De este modo otros ciudadanos y ciudadanas podrán acceder a él y a las respuestas que se aporten desde el Ayuntamiento; igualmente otros ciudadanos y ciudadanas podrán añadir más comentarios si así lo desean. Si el asunto es calificado como privado, únicamente se podrá acceder a él y a las respuestas proporcionadas por el Ayuntamiento mediante un identificador único que se proporcionará al crear el asunto.

Estado de ánimo

Otro dato de contacto: