Pasos para crear tu propia empresa - Aspectos previos a la creación de la empresa

Aspectos previos | El plan de empresa | Financiación | Localización | Propiedad industrial e intelectual | Forma jurídica | Trámites

1. El equipo promotor

Una de las principales garantías de éxito para la puesta en marcha de un negocio es el propio promotor o promotora. Sin embargo, es complicado definir un perfil claro del "emprendedor nato". Aún así, es interesante indicar una serie de rasgos que en principio sí deberían ser comunes a todas aquellas personas que están pensando en trabajar por cuenta propia.

Estos son:

  • Capacidad de toma de decisiones.
  • Capacidad de dirección y organización.
  • Motivación y fe en el proyecto empresarial.
  • Capacidad de asumir riesgos.
  • Capacidad para soportar la incertidumbre.

Entre ellas es especialmente destacable la actitud ante el riesgo de cada uno de nosotros. La puesta en marcha de una empresa aunque previamente se haya realizado un estudio minucioso, siempre entraña un mayor o menor riesgo, sobre todo derivado de la incertidumbre inicial existente en todo proyecto.

No obstante, no todas las personas tenemos la capacidad de asumir riesgos; dependerá de nuestra personalidad. Sin embargo, en toda aventura empresarial siempre hay un componente de incertidumbre con el que hay que aprender a vivir día a día.

Herramientas

A continuación proponemos dos herramientas que nos serán de utilidad para identificar mejor nuestro perfil emprendedor, así como para evaluar nuestros aspectos positivos y aquellos otros en los que debemos mejorar.

2. La idea

No es suficiente con querer ser empresario/a para poder constituir una empresa, se necesita acertar con la actividad a desarrollar. En este punto nos podemos encontrar en situaciones diversas:

  • Contamos con una oportunidad que creemos podemos llevar adelante.
  • Disponemos de una idea previa, pero no estamos seguros de si es una buena solución.
  • Tenemos varias ideas diferentes, pero no sabemos por cuál inclinarnos.
  • Tenemos voluntad de crear la empresa, pero no sabemos en qué actividad.

En cualquier caso, a menudo es recomendable plantear alternativas a la idea principal, para disponer así de más opciones que podremos comparar entre sí mejorando de este modo el proceso de evaluación de la idea.

En el origen de la idea la creatividad juega un papel muy importante. En este paso previo la apertura de mente y la disposición al no rechazo inicial, evitando comentarios del tipo "vaya locura", "esto nunca funcionaría", etc., son claves para poder generar alternativas. Una vez contamos con una o varias ideas el siguiente paso es el análisis de las mismas; en este proceso deberíamos seguir ciertas reglas que describimos a continuación:

Los 10 mandamientos de la evaluación de la idea
  1. No invertir recursos antes de analizar la nueva actividad suficientemente. podemos caer en la trampa de la "inevitabilidad" de la inversión.
  2. Trabajar en equipo. El equipo de gestión debe estar implicado en la realización y en la gestación de la idea.
  3. Contar con un especialista externo independiente, crítico y experto que domine las técnicas de las diferentes partes del proceso. Experiencia, rigor e independencia son factores necesarios para contrarrestar los sesgos de decisión que siempre se producen dentro de una empresa.
  4. Un problema bien definido es la mitad de la respuesta. El marco estratégico no debe olvidarse en el análisis.
  5. No saltar hacia la primera respuesta. Puede ser una solución demasiado obvia... y equivocada.
  6. No confundir una oportunidad con un negocio estable. Demasiadas inversiones son motivadas por circunstancias externas poco analizadas y planteadas fuera de su contexto de desarrollo.
  7. No olvidar que una ayuda pública o privada puede distorsionar la toma de decisión. Una idea debe estar justificada por sí misma, no por las ayudas que pudieran obtenerse.
  8. Buscar alternativas es siempre necesario. Justificar una idea porque no existan otras sin un análisis suficiente es una forma de autoengaño.
  9. Si queremos obtener ideas innovadoras y creativas, la lógica y la experiencia deben relegarse a un segundo plano en la fase de búsqueda. Aunque es estrictamente necesario utilizarlas para tomar decisiones en la fase de filtrado de nuevas ideas.
  10. Recordar que un Plan de Viabilidad de una idea no debe utilizarse para justificar una inversión, sino para analizarla desde una perspectiva empresarial y estratégica.

3 El mercado

Para poder realizar un análisis en profundidad de la oportunidad de un negocio, lo primero que debemos hacer es conocer el mercado al cual vamos a dirigir nuestro producto o servicio. Debemos recabar toda la información posible sobre los distintos agentes que en él operan, para poder tomar las decisiones correctas a la hora de diseñar nuestra oferta. Los distintos aspectos que debemos tener en cuenta a la hora de estudiar nuestro mercado son los siguientes:

Los clientes

Debemos evitar caer en la tentación de pensar que todo el mundo puede ser nuestro cliente. Conviene saber que no todos los clientes tienen un comportamiento de compra idéntico ante el mismo producto o servicio. Existen condicionantes que diferencian este comportamiento y que hacen que unos clientes valoren más unos atributos que otros. Nos conviene detectar cuales son estos condicionantes, para dividir el mercado en grupos más homogéneos y seleccionar uno o varios de estos grupos como nuestros clientes prioritarios diseñando una oferta que se adecue lo mejor posible a sus exigencias. Esta estrategia se denomina segmentación del mercado.

La competencia

Un nuevo error que debemos evitar es pensar que en nuestro mercado no existen competidores. Puede que no existan empresas que hagan exactamente lo mismo que hace la nuestra, pero sin duda antes de nuestra llegada al mercado los consumidores estaban cubriendo la misma necesidad que nuestra empresa va a cubrir mediante otros servicios o productos. Estas empresas que cubren una necesidad idéntica son las que se denominan competidores indirectos.

El análisis de la competencia nos ofrece una información muy valiosa ya que no solo nos permite analizar la oferta actual que hay en el mercado con el fin de detectar los posibles huecos sino que nos ofrece información muy interesante sobre aspectos como los niveles de precios o la composición de la oferta a la que nuestros futuros

clientes están habituados.

El sector

Nuestra empresa se va a integrar en un sector de actividad que está formado, esta vez sí, por las empresas que realizan la misma actividad. De la salud de este sector dependerán en buena parte nuestras posibilidades de éxito. Los factores que influyen en la salud del sector son los siguientes:

  • La intensidad competitiva entre empresas del sector.
  • Las barreras de entrada al mismo o dificultades que una empresa de nueva creación encuentra para realizar la actividad.
  • La posición de fuerza de los clientes del sector.
  • La posición de fuerza de los proveedores.
  • La amenaza de productos sustitutivos.
  • El efecto de las administraciones públicas con sus legislaciones.
El entorno

Por último, cualquier empresa, sea una empresa asentada o de reciente creación, se ve influenciada por una serie de aspectos sobre los que difícilmente puede actuar pero que condicionan su actividad. Es lo que se denomina el entorno de la empresa.

Este entorno que conviene tener perfectamente controlado, ya que de él emanan buena parte de las amenazas y oportunidades que se le ofrecen a la empresa, se divide en cuatro áreas fundamentales:

  • Entorno Político
  • Entorno Social
  • Entorno Económico
  • Entorno Tecnológico
Herramientas
Fuentes de información

El punto anterior nos ha ayudado a identificar si existe algún déficit en la información de la que disponemos. Debemos cubrir esta falta de datos si deseamos comenzar nuestra aventura empresarial con un mínimo de posibilidades de éxito.

Una vez detectados los datos que deseamos conocer se trata de recabarlos por medio de dos métodos básicos:

Acudir a fuentes primarias de información que ya han elaborado estos datos. Algunos ejemplos de estas fuentes pueden ser los siguientes:

  • Cámaras de Comercio e Industria y Asociaciones empresariales.
  • Organismos públicos (INE, EUSTAT, ICEX...).
  • Estudios existentes.
  • Publicaciones del sector
  • Directorios de empresas (CIVEX, Kompass...).
  • Datos internos de la empresa.
  • Institutos especializados.
  • Agentes del entorno (red comercial, clientes, competencia...).

Cuando acudimos a fuentes de información primarias, que deben constituir siempre el primer recurso en la captación de información, debemos tener en cuenta tres consideraciones previas:

  • El grado de fiabilidad asociado a la fuente de la que hemos recogido la información.
  • El desfase temporal de la información. El periodo de tiempo en el que unos datos se quedan obsoletos dependerá del sector y de la velocidad de su evolución.
  • El grado de aplicabilidad de los datos que se nos ofrecen a la hora de tomar decisiones.

Elaborar los datos por nuestra cuenta. Esto se consigue fundamentalmente por medio de encuestas, mesas de discusión, paneles de consumidores...

Si optamos por las encuestas, éstas se pueden realizar personalmente, por correo, teléfono o correo electrónico y utilizan la pregunta como soporte básico en la obtención de la información necesaria.

Las otras herramientas citadas aprovechan la interacción entre los diferentes individuos estudiados con el fin de generar nuevas posibilidades de información.

Conviene contar con asesoramiento profesional a la hora de definir la cantidad y el perfil de las personas a las que vamos a realizar el estudio con el fin de que los datos obtenidos resulten significativos para la toma de decisiones.

Una vez obtenidos los datos ya solo nos queda analizarlos e interpretar los resultados obtenidos. Este ejercicio de recabar información y analizar la evolución del mercado no se debe limitar al momento de la puesta en marcha de la empresa. Conviene que lo retomemos cada cierto tiempo con el fin de detectar los cambios de tendencia en los mercados con la antelación suficiente y de esta forma poder redefinir nuestras estrategias.

¿Necesitas ayuda?

El Ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz pone a tu disposición un servicio de información y asesoría para la creación de empresas. Te acompañamos en el proceso de definición y puesta en marcha de su proyecto empresarial con 10 horas de asesoría personalizada.

También puedes consultarnos sobre cualquier aspecto relacionado con el emprendimiento:

Información relacionada

Tu opinión nos importa

Ayúdanos a mejorar. ¿Te ha resultado útil esta información?

Si quieres también puedes hacernos llegar tus comentarios.
Es necesario que te identifiques.

Los campos marcados con asterisco son obligatorios.