Convivimos, por desgracia

  • Quiero contar lo que le pasó a mi madre, de 88 años, el otro día.

    Estando en la cola de un super, se le cayó el monedero a sus piés. Con su edad y los presumibles problemas de espalda y demás, agacharse para recogerlo le supone un esfuerzo, y un riesgo elevado, lo cual creo que debe resultar bastante evidente para cualquier humano.

    El caso es que la persona que estaba tras ella en la cola, era un chico de unos 25-30 años, normal (físicamente hablando, claro). Mi madre le dijo que si podía ayudarle, y él le dijo que no lo iba a hacer. Mi madre, con gran esfuerzo, se agachó lentamente para recogerla, y se incorporó con el lógico dolor.

    El ser joven citado, no contento con el espectáculo, le dijo: "Eso es lo que tenía que haber hecho desde el principio".

    Siento el lenguaje, pero "pacagarse la mierda de humanos que dejamos vivir entre nosotros"

    penanohaberestadoallí Muy triste 2019/04/08 20:59:29 Erantzuna eman zaio

  • Por cierto: mi madre no durmió esa noche, con la carga de culpa por haber incomodado a semejante cabestro

    penanohaberestadoallí Triste 2019/04/08 21:14:54 Erantzuna eman zaio

  • Bueno. Pues ahora os contaré una historia de mi padre, ya fallecido. Con una edad avanzada, tras bajarse de un vehículo para ir a una consulta médica, sufrió una laguna mental, se desorientó y se perdió. Al cabo de unas horas, mi madre, alarmada, nos llamó a los hijos, e iniciamos, ayudaos por la policía local (de 10!) una angustiosa busqueda, abriendo un círculo que empezaba a resultar inconcebible, ya que sus problemas de movilidad no le permitían caminar, ni con su bastón, más de 100 m. Al cabo de unas tres horas que no se las deseo ni al cabestro arriba citado, yo mismo lo encontré, sujetado contra una columna por un señor de unos 45 años. Los dos en silencio y quietos, sin siquiera mirarse. Sujeté a mi padre, y le ayudé a resbalar por la columna para sentarlo en el suelo. El señor, que luego supe estuvo bastante tiempo con mi padre, no hablaba nuestro idioma, me preguntó si todo estaba bien, con gestos, y desapareció antes de que pudiera prestarle atención.

    El cabestro de mi madre era "uno de los nuestros", y este angel era un inmigrante.

    Por si sirve de algo.

    penanohaberestadoallí Normal 2019/04/08 21:28:52 Erantzuna eman zaio


Datuen Babesaren Araudi Orokorra betetze aldera, Gasteizko Udalaren pribatutasun-politika kontsulta daiteke, zeinen helburua baita webgune honetan eta beraren edozein azpidomeinu, mikrosite edo aplikazio mugikorretan, bai offline bai online jasotzen diren datu pertsonalen bilketa eta tratamendua arautzen duten baldintzak ezagutaraztea.